Avisar de contenido inadecuado

Parábolas

{
}

El reloj que hay en mi muñeca se olvidaría de que existo si no le avisaran los dias ... en que no atino a darle cuerda.

A los veinte encontramos amigos sin esfuerzo ... pero hace falta Dios y ayuda ... para encontrar alguno a los sesenta.

Y cada nuevo año trae nuevos problemas de forma y contenido; nuevos antagonistas con los que debatirme ... si a los veinte trataba de ofender a mis mayores, pasados los sesenta es a los jóvenes a quienes trato de irritar.

Perdida entre la niebla en un brazo de arena, con zapatos que me iban pequeños, a mi lado sentí el leve chasquido del remo de Caronte ... que a nadie hace pasar a una orilla risueña.

La Vía de Exceso conduce, las más de las veces, al Cenagal del Desconsuelo.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Parábolas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre